Curación energética con las manos


“Si quieres curar el cuerpo,
tienes que curar primero su alma .»
(Platon)

La curación energética con las manos a través de la energía vital universal ya ha ayudado a muchos animales y a muchas personas a (auto) sanarse en todos los niveles.

Cuando sentimos dolor en alguna parte del cuerpo, instintivamente ponemos nuestra mano sobre esa zona. Si tenemos dolor de muelas, ponemos nuestra mano en nuestra mejilla, si nuestro hijo se lastima o se queja de dolor de estómago, de forma innata acariciamos esta zona.

En la curación energética se utiliza el mismo principio, pero más conscientemente y con poderes de curación más elevados. La energía curativa fluye según se requiere en el cuerpo, así como en el área emocional y mental del animal o ser humano, que necesita tratamiento. El método Reiki es uno de los métodos más conocidos de este tipo de curación energética.

En la mayoría de los casos, se establece un estado de relajación profunda, se estimula el flujo de energías y las fuerzas de auto-curación. En principio, la curación energética puede combinarse con cualquier otra terapia. Apoya la medicina convencional, promueve el proceso curativo, por ejemplo, después de una cirugía o en caso de enfermedad crónica. También se puede aplicar a modo preventivo, para dolencias agudas, animales mayores o moribundos. Los animales son particularmente receptivos a este tipo de estímulos.

La duración de una sesión depende del comportamiento y de la reacción del animal. Los animales nos muestran cuando tenían suficiente energía curativa, ya que simplemente se apartan. Muchas veces suelo combinar esta técnica con otros métodos de sanación para el mejor resultado.

Coste por sesión: 40€

«Un curandero desencadena dentro de ti, tu propia habilidad para sanarte.”
(autor desconocido)