Realineamiento energético de la columna

“El realineamiento divino crea equilibrio y el orden espiritual en temas físicos, mentales y emocionales. Además y activa el impulso para la regeneración y auto-sanación.”
(Alexander Toskar)

La columna vertebral es de importancia vital para el cuerpo. Como epicentro de nuestro sistema nervioso central, todo lo que nos sucede se almacena en la médula espinal de la columna vertebral, reflejando nuestro bienestar físico y psicológico.

Los bloqueos de la columna vertebral pueden producir incomodidad en los órganos internos, bloqueos de los chakras e incluso cambios físicos (problemas en la espalda y en las articulaciones). Al igual que los humanos, los animales también pueden sufrir este tipo de bloqueos.

Durante el realineamiento energético, no hay una manipulación mecánica del esqueleto pero si hay una acción en el campo energético del cuerpo. Un impulso energético fluye a través de la columna como un rayo de luz, desencadenando bloqueos de una manera suave y permitiendo un flujo de energía libre. Los poderes de sanación se movilizan, la columna vertebral se puede erigir, los músculos pueden relajarse, la desviación de la pelvis y los hombros, así como las diferencias de longitud en las piernas, se pueden remediar.

Especialmente los animales son particularmente sensibles al trabajo energético. Ellos aprecian este tipo de curación en sus órganos o sistema músculo- esquelético.

No sólo los caballos sufren a menudo problemas de espalda – por tensión muscular (equitación incorrecta/inadecuada, silla de montar, etc), sino que también los perros y los gatos pueden tener estas dolencias , especialmente con la edad.

Los efectos sobre el nivel físico, mental y psicológico son, en parte, inmediatamente perceptibles. En caso de bloqueos profundos, varias sesiones pueden ser útiles en intervalos de 1-2 semanas. Sólo se puede cambiar lo que el subconsciente permite en ese momento.

Precio a distancia: 10€, precio presencial: 20€

«El alma siempre sabe como curar. El reto consiste en silenciar la mente.”
(Carolyn Myss)